CUENTOS CORTOS Y POESIAS Publicado en la interCole Nº 22 de Julio 2007

El cocinero Chichivio

El cocinero Chichivio?


Hace cien años, en Francia, había un presidente que vivía con un cocinero que se llamaba Chichivio. Chichivio era medio mimoso cuando veía a la vecina del presidente, que se llamaba Maitena. El señor don Miguel, que es el presidente, fue a cazar mientras el señor Chichivio preparaba la mansión para la gran fiesta de cumpleaños del señor don Miguel.
El señor don Miguel cazó una grulla (la grulla es un animal que existe en Francia). Cuando el presidente trajo la grulla, Chichivio la empezó a cocinar, y justo cuando la puso en el horno, abrió la puerta Maitena. Maitena dijo:
–¿Qué es ese olor muy rico?
–Es la grulla que me trajo don Miguel.
–Me podrías dar una pata –le pidió Maitena, pero Chichivio no le dio porque era para la cena.
Maitena le siguió pidiendo, pidiendo y pidiendo, hasta que le dijo:
–Si vos me das una pata, te doy un beso.
Chichivio pensó en su cabeza que esta era la oportunidad para que le diera un beso. Entonces le dio una pata y Maitena le dio el beso.
Después, Chichivio llevó la grulla a la mesa, y el presidente le dijo:
–Chichivio, ¿la grulla no tenía dos patas?
–No señor, tiene una.
Entonces el señor don Miguel le hizo una propuesta:
–Mañana vamos a ir al lago Fifi (que era el lago donde estaban las grullas).
Al otro día el presidente iba en su caballo y Chichivio en su burro. El señor don Miguel iba muy enfadado porque sabía que las grullas tenían dos patas, y cuando llegaron vieron a las grullas que estaban durmiendo. Y don Miguel le dijo:
–Viste Chichivio que tienen dos patas; una arriba y una abajo.
–No señor, eso, lo de arriba, son las plantas caléndulas chinas –le respondió.
Y así fue como Chichivio vivió con la señora Maitena y tuvieron dos hijos: Paula y Pedro. Y en el palacio siempre hubo grullas con una pata, porque don Miguel le disparaba con una escopeta a la “caléndula china”.
You need to upgrade your Flash Player to version 10 or newer.