LA ENTREVISTA Publicado en la interCole Nº 73 de Abril 2013

La gran Molinari

La gran Molinari?

Por Alejandro Klappenbach (especial para revista interCole)     

Su historia es como la de tantos. Un papá deportista, el hijo que lo acompaña y, jugando, se enamora de su deporte para toda la vida. 

      “Mi viejo integraba el seleccionado argentino de gimnasia y compitió mucho para el país. Cuando se retiró, decidió continuar como entrenador y, junto a mi mamá, les ofrecieron encargarse de la gimnasia en el Club San Jorge, de la ciudad de San Jorge (Santa Fe). Aceptaron, y allí nos instalamos. Yo tenía 4 años y mi hermano, 2. Imaginate que nos pasábamos todo el día entre aparatos, ejercicios y chicos que practicaban.”     
      –¿Quiere decir que sos gimnasta desde el jardín de infantes?
      –En realidad, desde los 9 años. Hasta ese momento yo jugaba a cinco deportes, incluidos fútbol y básquet. Recuerdo que papá me sentó a su lado, me habló serio, me dijo que tenía condiciones para entrenarme de manera más intensa. Fue casi una invitación formal. Y la acepté.        
      Vaya si la aceptó. Desde entonces, Federico recorrió el mundo haciendo piruetas. Regionales, nacionales, sudamericanos, panamericanos y mundiales… todo forma parte de un currículum que, finalmente, podrá incluir los Juegos Olímpicos. “A mis 28 años no me puedo quejar. Tuve la suerte de ir y venir, competir, divertirme, intercambiar experiencias, conocer gente, lugares, culturas. Pero las dos veces que intenté la clasificación a los Juegos, para Atenas 2004 y Pekín 2008, tuve lesiones que no me permitieron estar en los preolímpicos. Ahora parece que tendré un final feliz.”



Nunca bajó los brazos

      –Imagino que, como la mayoría, pensarás que de las lesiones se aprende mucho.
      –Las dos operaciones en mi hombro derecho que tuve durante 2005 me hicieron dudar si el esfuerzo valía la pena, si tenía sentido. Fue un momento duro en el que familia y amigos dijeron presente. Recibí mucho apoyo, aprendí a ver cuando parece no haber luz. Extrañar, no poder hacer lo que más te gusta, te enseña a valorarlo en su real dimensión.
      –Y, más allá de las lesiones, ¿qué se aprende de la gimnasia?
      –La constancia y el orden te encuadran tanto que es muy difícil que te desordenes en otras actividades. Los gimnastas no tienen problemas en el colegio porque están acostumbrados a cumplir con un plan. Eso aplica a distintas actividades, se traslada del campo principal al secundario. A mí me gusta la frase que dice “hay que aprender a no bajar los brazos para saber levantar una copa”. No bajar los brazos es escuchar a tu entrenador, cumplir horarios, alimentarse bien, descansar como se debe. El deporte recreativo es sano, el alto rendimiento, en cambio, te hace doler el cuerpo pero te forma el carácter.



El mejor apoyo
      
      A esta altura de la charla, Federico es un libro abierto que comparte sus experiencias. Sólo hay que prestar atención para leer sus enseñanzas. 
      “A veces los padres presionan mucho a los chicos, los obligan. La presencia de la familia es imprescindible, pero debe ser sana. Compañía, una palabra, un abrazo, muchas veces incluso plata. De acuerdo con los momentos, el deportista necesita diferentes apoyos. En mi caso, mi familia estuvo siempre. Y siempre bien.”
      –Hablás de la familia casi como parte de un equipo de trabajo.
      –El grupo que rodea a un deportista amateur es muy amplio. Entrenadores, preparadores físicos, médicos, compañeros, dirigentes, kinesiólogos, novia o mujer, padres, hermanos, amigos. Todos hacen su parte para que, en este caso, yo pueda hacer la mía. Por eso es tan importante hacerlo bien, por eso es tan emotivo el momento en que suena el himno o flamea la bandera y uno está en el podio. Es como si estuvieras entregando el triunfo, diciéndoles gracias.

     

      Su última palabra es también la nuestra. Gracias Federico. Por el tiempo, por las experiencias, por las ganas que contagiás, por la pasión que mostrás. Y, también, gracias por darnos un motivo más para seguir los Juegos Olímpicos.
-------------- iC

 

You need to upgrade your Flash Player to version 10 or newer.