LA ENTREVISTA Publicado en la interCole Nº 12 de Junio 2006

Un día con la selección

Un día con la selección?

 

Por Alejandro Klappenbach (especial para revista interCole)




El mundial de Alemania también invadió la redacción de interCole y nos llevó al predio de la selección argentina en Ezeiza, donde encontramos un mundo casi mágico. Hacia allá fuimos junto con Clara Mitjans Losardo, María Pía Ciano y Clara Poblete (compañeras de 7° grado del colegio St. Catherine Moorlands de Belgrano) para encontrarnos son nuestra selección antes de su viaje a Europa. Nos sorprendimos con un enorme lugar con mucho verde, varias canchas, un montón de pelotas, y toda la alegría de algunos nombres importantes que pudimos sumar a nuestro equipo. Lean y créanlo: Pekerman, Riquelme, Crespo, Aimar, el Pato Fillol y el Profe Salorio, tienen puesta la misma camiseta que nosotros.

Allí está José Pekerman. Con cara de cansado, pero con una sonrisa escondida que refleja que disfruta lo que vive, como todos en ese lugar. Él es el director de un grupo de soñadores que actuarán en el mejor de los teatros, una obra que ninguno de nosotros va a querer perderse. Buscarán ganar, harán todo lo posible, y de eso se encargarán los programas de tele, los diarios y las radios. Nosotros también queremos que ganen, pero vamos más allá, porque estamos convencidos de que son muchas las cosas buenas que no deben cambiar, aunque perdamos en primera ronda. Mejor si los propios protagonistas son los que explican esas cosas.

Es la palabra de José

• "Para alcanzar un éxito valedero, no alcanzan los nombres. Hay que funcionar como equipo todo el tiempo, porque si pretendés hacerlo sólo dentro de la cancha, vas a fracasar. En cambio, si lográs comportarte como equipo antes y después de los noventa minutos, será más fácil hacerlo también durante los partidos.”

• “Además debemos tener claro que no se puede depender de uno o dos integrantes. Éste es un principio que no se discute y que se aplica a cualquier actividad grupal.”

• “Un gran equipo necesita solidaridad y, en fútbol, un ejemplo de solidaridad es el tema de los rebotes. En un corner a favor, todos queremos ir a cabecear para hacer el gol, pero alguien tiene que ir a esperar el rebote. Quedarse ahí es una muestra de solidaridad y respeto por el compañero, y por el papel que a cada uno le corresponde. Uno patea, otro cabecea, y un tercero busca el rebote. Y muchas veces el gol no llega después del primer centro sino del segundo; y ese segundo centro, casi siempre lo tira el que esperó el rebote.”

Más claro tírenle agua, chicos. Más claro tírenle agua, padres. Pekerman es así, y así pretende que trabajen su equipo y sus jugadores. Con sentido grupal, con responsabilidad, con respeto, con valentía y con buen comportamiento. "Siempre, antes con los juveniles y ahora con los mayores, hacemos hincapié en el tema del juego limpio. Porque por un lado nos conviene: si nos amonestan o expulsan es más difícil que podamos ganar. Pero mucho más importante que esa razón, es que debemos portarnos bien porque nos mira mucha gente. Desde nuestro lugar podemos dejar bien parado al país. Saber ganar y saber perder; eso también se puede mostrar con una camiseta de fútbol."

Es la hora de jugar

Vamos a hacer un cambio. Sale Pekerman y entran Riquelme, Aimar y Crespo. Sí, alumnas y alumnos. Acá, en interCole, ustedes y nosotros somos los entrenadores y decidimos quiénes juegan. Dale Román, vos tenés la pelota. "Es un orgullo enorme estar en la lista, pensar que son millones los que sueñan con esto y sólo veintitrés lo conseguimos, nos llena de orgullo y representa, además, una gran responsabilidad. Por supuesto que voy a dar todo de mí para honrar de la mejor manera el papel que me toca cumplir. Y además voy a usar el 10 en la espalda. Todos sabemos lo que ese número significa en un equipo de fútbol. Que me lo hayan dado a mí en la selección es un honor que no puedo describir con palabras y que no sé si merezco."
Pekerman habló de uno que tira el centro y otro que va a cabecear. OK. Del centro de Román al salto de Crespo: "Hay que manejar la ansiedad y poner las cosas en su justa medida. Vamos a jugar al fútbol en un mundial y eso es muy importante. Pero si uno se cree la dimensión mediática que se le da a todo esto, sale corriendo del susto. La verdad sigue siendo que hay muchísimas cosas que son mucho más importantes que un mundial de fútbol. Hay que ser responsables, hacer las cosas seriamente, pero sin dejar de disfrutar. Es el sueño de toda la vida y no disfrutarlo sería una tontería. Para mí ir al mundial es como si me llevaran a Disney a los 6 años. Por eso no sirve ponerle dramatismo ni creer que la vida termina en Alemania 2006."
¡Qué buen cabezazo Hernán!, te felicito, lástima que pegó en el travesaño. ¿Lástima? No, porque está Aimar, para llegar al rebote. "Coincido, no podemos dejar de disfrutar lo que nos toca. Tenemos que jugar al fútbol, que es lo que más nos gusta hacer. Y en este caso, lo podemos hacer en el mejor lugar y con muchos amigos. Con varios nos conocemos desde los catorce años... en resumen, jugar un mundial es un sueño, y poder hacerlo con amigos, como Román, no tiene precio".

En equipo y con buena onda: la receta. del Profe

¡A la pelotita, mirá el segundo centro que tiró Aimar! Ahora sí es una lástima porque no hicimos el gol pero... la pelota se fue atrás del arco, justo donde está el grupo de suplentes, haciendo el calentamiento con el preparador físico, Gerardo Salorio. Todos en silencio, corriendo y saltando. Las chicas (Clara, Pía y Clara bis) miran y escuchan con atención, porque el único que habla es el profe: 

• "En este grupo técnico-médico trabajamos para que “NOSOTROS” se escriba con mayúsculas y “yo”, en minúsculas. Esa es la idea.”

• “Uno no es mejor que nadie, sólo tiene cualidades que pueden ayudar al otro. Este concepto, repetido de un jugador hacia el que tiene al 
lado, forma un equipo.”

• “Y para que este proceso funcione es importante la sonrisa. Por ejemplo: a los chicos los despertamos con una canción, casi siempre vieja o poco conocida; y ellos tienen que averiguar alguna cosita de esa canción. Unos ganan, otros pierden, pero lo importante es que se levantan de buen humor.”

• “Eso mismo lo trasladamos al entrenamiento físico, queremos que jueguen todo lo que se pueda. Así se ríen y transmiten buena onda.”

• “Les propongo a los chicos de interCole que pongan buena onda en todo lo que hagan. Si todos lo hacemos en nuestra actividad, podemos formar un gran equipo, fuerte y numeroso. El seleccionado jugando al fútbol, ustedes estudiando, los maestros y maestras enseñando. Y si formamos distintos buenos equipos, estaremos más cerca de tener un país mejor. ¿Aceptan?”

Claro que aceptamos Profe, por supuesto. El tema es que estamos complicados, porque usted no soltó la pelota, pasaron los noventa minutos y el referee terminó la charla. Todos al vestuario, a ducharse y a cambiarse, porque hay que volver a estudiar. Sí, dueños de interCole, los muchachos se fueron a Alemania y ojalá les vaya muy bien, así festejamos todos juntos. No sólo si salen campeones, porque eso lo logra un solo país de todo el mundo y es muy difícil, pero igual estaremos felices si se divierten, nos divierten y el comportamiento de Argentina es un ejemplo.

Como siempre, un bonus antes del final. Camino al estacionamiento, antes de volver a casa, escuché a alguien que decía... “Chicos: ahora que tienen pocos años y dentro de un tiempo, cuando sean más grandes, piensen cada una de sus decisiones como si fuera un gol. Y antes de tomarla, pregúntense cuánta gente lo festejaría con ustedes.”
Chau, hasta la próxima, y ¡¡¡qué te diviertas Argentina!!!

You need to upgrade your Flash Player to version 10 or newer.