PEQUEÑAS BIOGRAFÍAS Publicado en la interCole Nº 11 de Mayo 2006

Miguel de Cervantes Saavedra: El ingenioso padre del hidalgo

Miguel de Cervantes Saavedra: El ingenioso padre del hidalgo?

Miguel era el cuarto de los 7 hijos de Rodrigo de Cervantes y de Leonor de Cortinas. Nació en Alcalá de Henares (España) en 1547, seguramente el 29 de septiembre, día de San Miguel (de ahí su nombre), dado que su acta bautismal es del 9 de octubre. El de su bautismo es el único dato cierto que hay hasta los 19 años, cuando se instala en Madrid con su familia. Al año siguiente escribe su primera poesía: un soneto a la infanta Catalina Micaela; y a los 22 publica sus primeros poemas. Pero su carrera de escritor debería esperar…

 

Un soldado ejemplar
Con 24 años recién cumplidos, acababa de alistarse en las fuerzas armadas con su hermano Rodrigo, en momentos en que el imperio turco quería expandirse hacia Europa. En la batalla naval desatada el 7 de octubre de 1571 en el Golfo de Lepanto (Grecia), la armada española (ayudada por la italiana) derrotó a los turcos. Cervantes, a pesar de estar enfermo de malaria y con altas fiebres, se negó a meterse adentro de la nave y fue a combatir “muy valientemente, pues más quería morir peleando por Dios y por su Rey que ponerse a cubierto”, dijeron sus compañeros. Recibió dos disparos en el pecho y uno en su mano izquierda, pero se recuperó tiempo después, aunque su mano quedó inutilizada y por eso le quedó el sobrenombre de “El manco de Lepanto”. 

 

Prisionero de guerra
Con gran orgullo decidió seguir en la milicia, hasta que en 1575 prefirió volver a España. Pero la galera en la que viajaba desde Nápoles junto con su hermano fue capturada por corsarios, que los llevaron a Argel como esclavos. Rodrigo fue liberado en 1577, pero el autor del Quijote permaneció en la cárcel 3 años más. Durante cada uno de sus primeros 4 años en cautiverio trató de fugarse, pero los 4 intentos fracasaron, lo que le valió numerosos castigos. Finalmente, el 19 de septiembre de 1580, fue liberado al precio de 500 ducados, justo cuando se lo estaban por llevar a Constantinopla para siempre.

 

Devuelta a su país

Durante su cautiverio escribió dos sonetos y luego algunas comedias con ambiente argelino, y también obras de teatro. Pero no se decidía a volcarse de lleno a la escritura. De regreso en España se instaló en Madrid, para intentar seguir viviendo de sus servicios militares, pero sin grandes resultados. También comenzó a trabajar como cobrador de impuestos viajando por todo el sur, pero con más problemas que satisfacciones. De todo aquel período también es muy poco lo que se sabe, pero sin duda fueron años decisivos en el proceso de redacción del Quijote. 

 

Tiempo de quijotes
En 1605, a los 48 años, Cervantes publica “El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha”, que tiene éxito inmediato y en pocos años es traducido al inglés y al francés. Al final de la novela ya anuncia la segunda parte, pero demora mucho en terminarla, quizás para concretar las demás obras que tenía en mente. Por ejemplo, las notables “Novelas ejemplares”, editadas en 1613. Al año siguiente, aparece una continuación del Quijote, ¡pero era falsa! Tanto éxito había tenido, y tanto se estaba demorando Cervantes, que un autor se hizo el vivo y le ganó de mano con la segunda parte. Pero Cervantes responde con humor: en noviembre de 1615 aparece, por fin, la verdadera “Segunda parte del ingenioso caballero Don Quijote de la Mancha. Por Miguel de Cervantes, autor de su primera parte”. En un capítulo, hace a Don Quijote hojear la versión falsa junto a otros dos lectores, muy decepcionados por las pavadas que acababan de leer. En otro, uno de los personajes inventados por el falso autor conoce al verdadero Don Quijote.

 

Viaje a la eternidad
Aunque -según él mismo- muere “viejo, soldado, hidalgo y pobre”, cuatro días antes de ello logra concluir su última obra: Los trabajos de Persiles y Sigismunda. La diabetes que padecía no tenía cura en aquella época, y dicta su propia despedida: “Adiós, regocijados amigos: que yo me voy muriendo, y deseando verlos contentos en la otra vida.”
El 22 de abril Miguel de Cervantes rinde el último suspiro, aunque por costumbres de la época se consigna la fecha del entierro: sábado 23 de abril. Es ésta última la que se conmemora hoy en día, y en que se celebra cada año el Día del Libro. Un justo homenaje para el ingenioso hidalgo de la literatura española.

You need to upgrade your Flash Player to version 10 or newer.