SECRETOS DEL REINO ANIMAL Publicado en la interCole Nº 69 de Septiembre 2012

Pez dientudo: Una sonrisa de doble filo

Pez dientudo: Una sonrisa de doble filo?

En las oscuras aguas de la Cuenca del Plata los ictiólogos realizan una de sus tareas favoritas: en su afán de investigar las especies acuáticas, sumergen una cámara especial para tal fin. La tarde está tranquila, y los peces, también. Pero de pronto, todo se convulsiona: los peces nadan desesperados, sin rumbo fijo, de un lado para el otro.

Los especialistas observan con intriga la situación y descubren a los lejos una sonrisa. ¿De quién será? ¿Qué es lo que se esconde detrás de esa mueca? ¿Quién es el que se ríe con tanto descaro?

 

¡De acá nomás!

El pez dientudo es oriundo de nuestros pagos. Se lo puede encontrar en ecosistemas de agua dulce de Argentina, Uruguay, Paraguay y el sur de Brasil.

Llega a pesar apenas 200 gramos y puede alcanzar unos 30 centímetros de longitud. Como muchos peces, el dientudo posee dos ojos grandes y bien saltones. Su cuerpo, alargado y comprimido lateralmente, es de coloración plateada y brillante, y está recubierto por escamas que se desprenden con solo ser tocadas.

Puede moverse rápidamente debajo del agua, gracias a sus aletas de tonalidad anaranjada. Esta habilidad es fundamental en el mundo subacuático, ya que lo favorece para escapar del peligro y para perseguir a sus presas.

 

Pez… ¿está?

Se trata de un pez glotón y voraz, que se alimenta de todo tipo de peces: desde los pequeños como las mojarritas, hasta algunos más grandes como los bagres, que suelen presentar pequeñas mordidas del dientudo. Como ya habrás notado, todo bicho que nada ¡va a parar a sus dientes insaciables!

Basta observarlo para notar que su sonrisa deja al descubierto una gran cantidad de dientes afilados y puntiagudos. Gracias a su poderosa dentadura, logra sujetar a su presa y dejarla sin posibilidad de escape.

A diferencia de nosotros, el dientudo no necesita triturar el alimento en la boca. Al mejor estilo de una serpiente boa, traga rápidamente y luego digiere a la presa en su barriga. Si pudiéramos verlo en la transparencia de un acuario, por ejemplo, observaríamos a la víctima, prácticamente intacta, ¡dentro del pez dientudo!

 

¿Buenos vecinos?

El pez dientudo convive con otro personaje célebre de nuestras aguas dulces: el pejerrey. Pero el dientudo no suele portarse bien con su vecino, ¡ya que también pretende incluirlo en su lista de manjares!

Sin embargo, como en todos los ecosistemas, existe un equilibro natural y la población de pejerrey no se ve diezmada. Incluso, el dientudo le da una manito (¡una “aleta”, mejor dicho!) al pejerrey en algunas ocasiones, al destruir las carnadas que los pescadores preparan para capturarlo.

Al final, no es tan “temible” como parece. De todas formas, si llegás a ver una sonrisa avanzando por el río, devolvele el gesto…¡pero desde bien lejos!

You need to upgrade your Flash Player to version 10 or newer.

Mataburros

Cuenca: Territorio cuyas aguas desembocan en un mismo río, lago o mar.

Cuenca del Plata: Es la segunda cuenca más grande del mundo, formada por algunos de los ríos más importantes de la región, como el Bermejo, Carcarañá, Iguazú, Paraguay, Salado, Pilcomayo, Uruguay y Paraná. Todos afluentes del Río de la Plata que desembocan en el Atlántico.

Diezmada: Significa que su número de integrantes ha disminuido. Esta palabra deriva de “diezmo”, que es el “diez por ciento” de algo.

Filetes: Pedazos delgados y largos de carne de pescado.

Ictiólogos: Personas que estudian el comportamiento de los peces.

Serpiente boa: Serpiente americana que traga a sus presas sin masticarlas. Se volvió famosa por la descripción que de ella se hace en el comienzo del relato El Principito.