SECRETOS DEL REINO ANIMAL Publicado en la interCole Nº 65 de Mayo 2012

Wallaby: Salta, salta, pequeño canguro

Wallaby: Salta, salta, pequeño canguro?

Adivina adivinador…salta por doquier y no es acróbata, lleva una bolsa y no va al súper, tiene el nombre de un equipo de rugby pero no juega a ese deporte. ¿Todavía no sabés de qué animalito hablamos? ¡Es el wallaby de cuello rojo!

Estos pequeños canguros se alimentan de pasto, hojas, frutos y semillas. Al igual que todos los animales de su especie, poseen una cola larga y musculosa que les permite mantener el equilibrio durante el salto o cuando se mantienen en posición bípeda. También podemos observar en ellos unas orejas largas y móviles, que se dirigen inmediatamente hacia donde se produce algún sonido, para descubrir de qué se trata.

Los sentidos más agudos que poseen son el olfato y la audición, esenciales para advertir el peligro. Una vez que lo detectan, avisan al resto del grupo de una manera particular: ¡golpean fuertemente su cola contra el piso!

 

¡Grande, má!

Los canguros son denominados marsupiales, ya que las hembras poseen una bolsa en su panza llamada marsupio. Esta bolsa es esencial, ya que estos animalitos tienen una gestación de solo 33 días. Luego de este tiempo, la cría nace y se trepa por el pelaje de su mamá, siguiendo el caminito de saliva que ella ha hecho para que el pequeño no se pierda en el trayecto hacia el marsupio. Sin pelos y sin poder ver, la cría llega con gran dificultad hasta la bolsa, donde la espera su recompensa después de tanto esfuerzo: ¡la comida! Allí pasará los primeros 8 meses de su vida, hasta que sea lo suficientemente grande para valerse por sí misma.

 

Hogar, dulce hogar

El marsupio es el lugar ideal para la cría recién nacida, ya que tiene refugio, calor y comida, ¡todo en un mismo lugar! Al nacer, mide unos pocos centímetros y lo único que hace es alimentarse de la leche materna dentro de la bolsa.

Gracias a este alimento, el wallaby puede crecer lo suficiente como para, a los 4 meses, sacar su cabeza fuera de la bolsa. Desde esta posición podrá ver y escuchar lo que sucede a su alrededor, mientras se encuentra refugiado y a salvo. Muchas veces, aprovecha cuando su mamá se inclina a alimentarse, para sacar la cabeza y probar un poco de hojas verdes o pasto tierno, que están a su alcance desde su refugio.

Al cabo de unos meses, el pequeño crece tanto que ya casi no entra en el marsupio. Por eso, la mayor parte del tiempo permanece afuera, alimentándose de pasto y un poco de leche materna que consigue con sólo colocar la cabeza dentro de la bolsa, donde se encuentran las mamas.

Una vez afuera, aprovecha para explorar los alrededores, pero siempre bajo la vigilancia de la mamá: cuando hay peligro cerca, deberá correr hasta ella para buscar refugio en el marsupio.

Así, luego de varios meses de amoroso cuidado, el wallaby ya está listo para enfrentar el mundo que lo rodea… ¡de salto en salto!

You need to upgrade your Flash Player to version 10 or newer.

Mataburros

Gestación:Tiempo en que permanecen las crías dentro de la mamá para desarrollarse y crecer. 

Posición bípeda:Pararse en dos patas