CUENTOS CORTOS Y POESIAS

La gran lección

El panda mentiroso un chiste le quiere hacer a su amigo el oso por pesado ser. Se le ocurre un plan empezar a gritar que un terrible animal lo persigue sin parar. Unos días después al río va otra vez, encuentra al animal que no era normal. Al contar la historia nadie le creyó. A pesar de la insistencia, ninguno importancia le dio. El aprende...

Misi y sus tres deseos

Había una vez una chica que vivía con sus padres. Ellos cuando se iban a trabajar no le prestaban atención a Misi y la dejaban con una niñera mala, que se llamaba Chelsi. Ella odiaba a la niñera y se encerraba en el cuarto porque le tenía mucho miedo. Un día...

El libro rebelde

Había una vez un libro rebelde que vivía en una biblioteca. Cada vez que lo abrían se cerraba. Hasta que un día sus papás lo mandaron al colegio. Cuando terminó el colegio sus papás notaron que no había aprendido nada y lo mandaron a la Facultad de Libros. Ahí aprendió...

La tortuga que volaba

(Todos sabemos que las tortugas no vuelan pero en este cuento todo… todo es posible) En un país lejano, una niña llamada Jean tenía una tortuga que se llamaba Elina. El lugar donde la tenía era muy desagradable y la niña se cuestionó a si misma: “¿Cómo voy a tenerla en...

Maira y su perra llamada Porota

Había una vez una niña llamada Maira que vivía en un lugar lindo en el campo. Ella tenía una perra llamada Tula que tuvo una cachorrita llamada Porota. Porota era muy chiquita y de color negro. La niña estaba feliz con su cachorrita. La niña tenía, además, otros perros: Tita, que...

Migración a China

Último día de clases, descargo la energía, porque mañana me voy a China. Sé que me voy a divertir porque en China voy a vivir. En tres años vuelvo a la Argentina porque en China no tengo ni una amiga. Pasaron dos años: ya estoy extrañando a mi patria la Argentina, en un instante volvería. Extraño a mi profesor, me acuerdo que era...

Una brujita

Brujita, brujita, vuela, vuela. Se acaba, se acaba tu vuelta. A la mañana te escondes, a la noche sales. ¿Alguna vez, verás convertida tu piedra en diamantes? Alimenta a tu sapo, sino se pondrá rabioso. Dale 5 piedras, así se volverá amistoso. Mi nariz tiene verrugas, muchas verrugas. Me gustaría que se vayan. ¿Pero cómo? Con mi varita mágica desaparecen. Y finalmente podré saludar a mi amor, sin temor.

Un día de lluvia

Todo empezó un día de lluvia en la casa de Caro. Ella invitó a sus dos amigas: Male y Agus. Después de tomar el té decidieron jugar al Monopoly. Male eligió ser banquera y repartir la plata, pero Caro se dio cuenta de que estaba haciendo trampa y le dijo: –Male,...

La emperatriz egoísta

Había una vez una emperatriz muy pero muy egoísta, no le importaba nada de los demás. Un día llegó un campesino a decirle a la emperatriz que su hogar había sido incendiado y que no tenía dónde pasar la noche. Era una noche lluviosa con rayos y truenos. El campesino,...

El viaje

Esa noche de cielo cerrado y aire fresco, me habían invitado al cumpleaños de mi primo. Para llegar a su casa debía cruzar la pradera cubierta de cardos. Demoraba por lo menos una hora en cruzarla. En realidad no tenía ganas de ir. Tenía un presentimiento raro, como toda persona...